16 pequeñas cosas que extrañas cuando te vas de Chile

El sitio Matador Network hizo este listado con aquellas comidas, tradiciones y paisajes que más extrañan cuando se está lejos del país. ¿Estás de acuerdo?

chileee

Crédito: BruceW

1. Comer un completo de verdad.

No me refiero a los de la Copec para niños… Sino a esas bestias del Sibarítico o Fuente alemana, desbordadas en mayonesa y palta, que sientes que se te va rajar la boca con cada mordisco.

2. La cordillera.

Ya sea para orientarse o para recordar que siempre hay algo más grande que uno, la cordillera es necesaria. Y que vista gloriosa se obtiene en Santiago cuando nieva… No hay nada mejor que contemplar la ciudad con ese blanco imponente de telón. 

3. Ir al estadio.

¿Cuál es la gracia del fútbol si no involucra emociones? Al menos que vivas al lado del Camp Nou, ninguna. Somos futboleros, y elegimos nuestros colores cuando niño, por eso no hay nada que supere ir a alentar, gritar, reír, cantar y putear a la cancha. Una catarsis y una terapia casi irremplazable.

4. Hablar chileno.

Cuando salimos del país, nos vemos obligados a cambiar a “modo español neutro”. No porque lo queramos, sino porque es cansador andar explicando constantemente qué es fome, cuatico o polola a los otros hispanoparlantes. No hay nada más liberador que llegar a Chile y abusar de los weon y los cachai.

5. Deleitarse con pan con palta.

No hay mucho que explicar: la marraqueta recién salida del horno con la palta es de esos placeres simples de la vida. Si en el extranjero no lo valoran, problema de ellos.

6. Disfrutar una previa…

Decimos que extrañamos la piscola. Sin embargo, lo que realmente extrañamos es la previa con los cabros, hablando weas acompañados de un Capel, Alto del Carmen o Mistral en la casa de un conocido, bajo la falsa promesa de comportarse y salir temprano a bailar. Y si uno lo que busca es ahogar las penas en alcohol, también se extraña…

7. Y el ritual de emborracharse.

“¿Tenís con quien tomar?”, pregunto.

“No, compremos juntos”, un amigo responde.

Sellado. Este dialogo es un vínculo sagrado que obliga a estos individuos a comprar, compartir y curarse raja con una de pisco. Para el pajarón que se quedó solo le quedan dos caminos: convencer a una pareja e irse 2 pa’ 3 o ser valiente e irse perso.

8. No hablar de nuestras tragedias.

Terremotos, volcanes en erupción, mineros atrapados o incendios. Las tragedias son la razón por la que Chile hace noticia internacionalmente, y la verdad es que cansa hablar de ello. Por eso, algunas veces, la conversación cotidiana con una dosis de fútbol o quejas sobre Bachelet se vuelve necesaria.

9. Tener siempre a mano variedad de empanadas.

La mayoría de los países hispanos poseen empanadas, pero ninguno llega a tener nuestra diversidad en gustos, tamaños y formas de cocción. Cuando estás fuera de Chile y recuerdas las empanadas de queso, napolitana, camarón queso, macha queso, ostión queso, caprese, jaiba queso y la clásica de pino… se te hace agua la boca, o se te cae un lagrimón.

10. Limón en la ensalada.

Con vinagre balsámico, aliños o crudas, pero nunca con limón: así es como te sirven ensaladas en la mayoría de los países que visité. ¿Por qué? ¡¿POR QUÉ?! Todo mejora con un poco de limón y aceite de oliva… además de ser más saludable.

11. Vivir un 18.

Es verdad, la comunidad chilena que te rodea donde sea que estés igual lo celebra, pero los 3 días de webeo solo se dan en Chile. Ya sea en la ciudad, en el campo, o en la playa, va haber una fonda y en ella anticuchos, terremotos, empanadas y chicha. Dame Mardi Grass, King’s Day o St Patrick’s: el “18” se para a la par.

12. Conseguir vino barato y bueno.

En Chile es tan accesible el vino, que nuestros adolescentes se emborrachan con jote. No será nuestro trago favorito pero, ¿qué mejor compañero pa’ un lomito vetado que una botella de tinto?

13. Los carabineros.

Mientras todas las instituciones y privados en Chile se caen a pedazos, los carabineros siguen inmunes. Son incorruptibles y nunca abusivos: no te matan a palos como en Estados Unidos ni tampoco te incriminan inventándote posesión de cocaína como en Brasil. También son polémicos sí, pero los carabineros son de las pocas instituciones nobles que tenemos.

14. Comer un asado chileno.

No me refiero a esos asados formales de mesa ni tampoco a los de vidrio. Hablo de un asado con choripanes, pebre, costillar, lomo vetado y abastero, acompañado con una ensalada a la chilena, papas y su cerveza helada para luego rematar con piscolitas. Si, es verdad: extrañamos mucho nuestra comida casera y nuestros copetes, así que el siguiente punto también es culinario.

15. Nuestros mariscos.

Centollas, machas, ostiones, pulpo, salmón y locosforman parte de la rica fauna marina que tenemos. ¿Qué mejor formar de matar la caña que con un mariscal en el mercado? ¿O comer ostras frescas en alguna caleta? ¿O escaparse a Con-Con a comer machas a la parmesana? Mmmmm…

16. Sentir la paz del mar.

Hay una falta de paz en las ciudades sin mar… Siempre va ser mejor sentir la brisa marina que el asfalto, y cuando se está en Chile es un lujo poder caminar en la costanera o viajar en bus mirando el horizonte del océano donde se mezcla el sol con nuestros sueños y esperanzas.

Fuente: MatadorNetwork

Autor: usuario2

Comparte este articulo
468 ad

Enviar un Comentario

CLOSE
CLOSE