Ana Tijoux: “tenemos que ser agentes cuestionadores”

“No me “siento cómoda con la palabra ‘activismo’ porque no lo separo de mi trabajo con la música. Es parte de mí. La música es otra herramienta de construcción del mundo. Vivimos en un tiempo en el cual lo político, la academia y el arte se separaron, y me da curiosidad esa desfragmentación. Tiene que haber una sincronía entre lo que hacemos, pensamos y decimos. Tenemos que ser agentes cuestionadores.”

Quien reflexiona es Ana Tijoux, MC chilena de lengua filosa y una de las mayores exponentes de la música de su país a nivel internacional, cuyos temas aparecieron en la banda sonora de Breaking Bad y de quien se hicieron fans Iggy Pop, Thom Yorke y… ¡Naomi Klein! Esto no desentona considerando la faceta poderosamente intelectual de Tijoux: es hija de profesores universitarios, dio clases en Harvard y publicó ensayos sobre género y arte en el Walker Art Center de Minneapolis.

Sus letras dan voz a los oprimidos en varios niveles: la causa palestina, las víctimas de la sociedad patriarcal, los nativos latinoamericanos, los estudiantes en Chile. “En mi país vivimos un momento álgido de las reivindicaciones sociales”, identifica. Está de acuerdo en que el suyo y éste son dos de los países que más en deuda están con sus orígenes: “Ambos tenemos latitudes e historias dictatoriales muy similares (NdR: Nació en Francia, donde sus padres se exiliaron de la dictadura de Pinochet) que nos dejaron muerte y fascismo estructural. Hay que mirar la construcción social y física de quiénes somos y ver la construcción publicitaria. Hubo un borrón histórico: hay cierto tipo de construcción de cuerpos. Y compartimos al pueblo mapuche, un pueblo invisibilizado por los medios masivos”.

Esa intención de descolonizar se trasladó al sonido, y en su disco hubo hip hop fusionado con instrumentos andinos, cumbia, reggae y un espíritu multicultural: “El hip hop fue un salvavidas para mí, como movimiento contracultural. ¡Pero la rima es muy latinoamericana también! ¿Por qué nunca usé charangos, si siempre escuché música con charangos, desde Atahualpa Yupanqui hasta Víctor Jara? Nos colonizamos a nosotros mismos, también”.

Dice no identificarse con el trap, rumbo que el hip hop actual está tomando, ya que lo ve como correlación de estos tiempos “monosilábicos” de decir poco, de tweets y hashtags. Igual se define como una anarquista de la composición y una antifascista de la música, que escucha desde Public Enemy a Chopin, pasando por boleros.

Con su nueva visita, Tijoux aporta a aquello que predica: “Hagamos unidad entre países hermanos. Hay muy buena música y mucha gente con cosas para decir y reclamos similares de ambos lados de la Cordillera”.

* Martes 24/5 en Fiesta Clandestina: Sonidero del Mundo, Groove, Santa Fe 4389. Desde las 23 con Miss Bolivia y Morbo y Mambo.

Fuente: Pagina12

Comparte este articulo
468 ad

Enviar un Comentario

CLOSE
CLOSE