Leyendas

LA TIRANA

Cuenta la leyenda que en el otoño de 1535, salió del Cusco, rumbo a Chile, el conquistador Diego de Almagro, con unos 500 españoles y diez mil indígenas. Entre ellos llevaba, como rehenes, a Huillac Huma, último sumo sacerdote del culto del sol, con su hermosa hija de 23 años, la Ñusta (princesa).

La joven logró huir y se refugió con algunos seguidores en un oasis de la Pampa del Tamarugal, que dominó a sangre y fuego. Ejecutaba sin piedad a todo extranjero o indígena bautizado que cayera en sus manos. La llamaban la “Tirana del Tamarugal”.

Pero… un día apareció un joven y apuesto minero, Vasco de Almeida. La Ñusta se enamoró perdidamente e inventó la forma de demorar su muerte.

Tal era su amor, que, en los meses que siguieron ella se convirtió al cristianismo y él la bautizó. Cuando sus seguidores descubrieron su traición, los mataron a ambos bajo una lluvia de flechas.

Años más tarde, un evangelizador español descubrió entre las ramas de tamarugos una tosca cruz de madera. Enterado de la tragedia, levantó en el lugar una capilla.

Fuente: RedChilena 

EL TRAUCO

El Trauco es un ser con el aspecto de un hombre de facciones desagradables, de baja estatura, no midiendo más de 90 cm (0,9 m); y sus piernas tienen sólo muñones (termina en los tobillos), por lo que no tiene pies.

El Trauco se pasea por los bosques de Chiloé, con un bastón retorcido llamado pahueldún; y además lleva una pequeña y mágica hacha de piedra, con la cual se dice que es capaz de cortar cualquier árbol con tan solo tres golpes. Su vestimenta es un sombrero cónico que al igual que el resto de su ropa está hecho de quilineja, una planta trepadora.

Los habitantes de Chiloé cuentan en sus leyendas que esta criatura se caracteriza por poseer una fuerza descomunal y de poder hacer daño a distancia, siendo capaz de deformar la cara o quebrar los huesos de un hombre con sólo mirarlo.

Su origen es incierto, aunque se dice que sería un hijo bastardo de la serpiente mítica Caicai, nacido de la unión de la rabia que sintió esta serpiente hacia los seres humanos, y de la ingratitud que muchos hombres tienen hacia el mar, por todo lo que nos ofrece. El Trauco vive junto a su esposa llamada la Fiura quien también es su hija, la cual nació de una relación que tuvo el Trauco con la Condená. Con la Fiura tendría varios hijos, que tienen las mismas características del trauco si son machos, y de la fiura si son hembras; los cuales conservan los mismos nombres de sus padres.

Esta criatura viviría junto a su mujer, la Fiura, en los troncos huecos de los árboles o en pequeñas cavernas; y sólo se alimenta de naranjitas, los frutos de la planta quilineja.

El Trauco no es monógamo, y por ello le es infiel a la Fiura, caracterizándose por salir frecuentemente a buscar jovencitas solitarias; las que atrae con su poder, especialmente si son vírgenes. Por ello se dice que el Trauco es un ente errante que vaga por los bosques buscando jovencitas vírgenes, a la que espera colgado de la rama del tique; para no ser descubierto. Si la joven camina sola y se encuentra a la vista del Trauco, este mediante el uso de su mágica hacha derriba árboles, para que la muchacha producto del susto se desoriente; y así lograr pillarla desprevenida y paralizarla mediante su mirada. Luego con el uso de su Pahueldún, le soplaría suavemente su aliento; con lo cual la muchacha a pesar de su apariencia, se enamoraría perdidamente de este ser. Ya hechizada la muchacha, lo sigue hasta lo más profundo o interior del bosque para tener relaciones con él. Producto de las caricias del Trauco, se dice que muchas veces las mujeres terminarían con heridas en su cuerpo, en especial en la cara.

El Trauco igualmente cuando esta interesado en una mujer, pero no puede tomarla, ya que como precaución esta nunca sale sola al bosque; el Trauco actuaría primeramente comunicando su presencia a la muchacha, al depositar sus excrementos amarillos frente a la puerta de su casa. Posteriormente le anunciaría a la joven su visita a la casa de ella, enviándole sueños libidinosos; en el cual se transformaría en un joven apuesto para así convencerla mágicamente. Si la familia de la muchacha se da cuenta de estos hechos, deben tomar precauciones, ya que el Trauco podría entrar furtivamente a la casa transformado en un manojo de quilineja junto al resto de las ramas, carbón o leña usada en la casa; de esta forma esperaría la noche para tomar a su víctima

El Trauco no actuaría frente a testigos, y por ello está siempre alerta. Pero si alguien molesta al Trauco, y no es una mujer; es capaz de matarlo mediante el uso de su mirada, o quebrándole los huesos. Igualmente mediante su mágico aliento se dice que puede torcerle la boca, dejarlo jorobado, atontado, mudo, y condenarlo a morir en poco tiempo.

Protección contra el Trauco y sus males

En algunas zonas de Chiloé, es costumbre de las madres cuando sospechan de la presencia de este ser maligno, dejar sobre la mesa al acostarse un puñado de arena seca. Como el perverso personaje se siente atraído a contar los granos dearena, se olvida de las muchachas; y con las primeras luces del alba desaparece por temor a ser sorprendido por muchas personas. Otra forma de alejar al Trauco sería colocar excrementos en el cuerpo de la mujer, ya que el Trauco es muy limpio en relación a todo lo que toca; así que cuando ve cosas sucias se aleja y ya no codicia a su enamorada. También puede ser alejado mediante la quema de sus excrementos, pero hay que tener cuidado ya que sus excrementos si se pisan o tocan ocasionarían al poco tiempo la muerte de las personas. El hombre si es sorprendido por el Trauco, y si tiene suerte y una pequeña posibilidad de actuar; debe dar golpes o azotes al Pahueldún del Trauco, ya que esto afectaría intensamente a este ser. Así, el hombre puede tener una oportunidad de escapar; y si el hombre consigue atraparlo siendo este uno de los hijos del Trauco original, puede tener la posibilidad de atrapar a este Trauco y colgarlo sobre un fogón; donde se convierte en un palo que destila cierto aceite mágico y de esta forma lograr matarlo. Este aceite sería un remedio de excelentes resultados que debe ser frotado en las víctimas de los maleficios del Trauco.

Producto de la conducta que el Trauco presentaría, en la sociedad de Chiloé cuando una joven quedaba embarazada y no se sabía quién era el padre de la criatura, se cubría la deshonra de sus hijas atribuyendo este acto al Trauco; en este contexto, se aduce que la población chilota masculina se apodera de este mito, utilizándolo no sólo como explicación a aquellos “nacimientos milagrosos”, sino como advertencia a las jóvenes a que por temor conservaran su virginidad, situación por cierto no exigida hacia los varones.3

El embarazo y el nacimiento del hijo, al ser atribuido al Trauco, no sería un hecho que afectaría socialmente a la madre ni al niño; ya que de esta forma se haría creer que ambos estarían relacionados con la magia de un ser extraterreno, y por ello protegidos.

 

LA LEYENDA DE BESARLE EL DEDO, AL INDIO PATAGON

La leyenda cuenta que una noche un marino español se encontraba reflexionando en los pies del monumento del navegante Hernando de Magallanes (Punta Arenas), cuando de pronto se quedó mirando fijamente al indio patagón que se encuentra en el costado izquierdo de aquella estatua.

La figura y la forma en que se sintió observado por el indio impactantaron al marino, tanto que al día siguiente buscó al mejor tatuador de la zona para plasmarse la figura en su pecho.

Después de varias horas el tatuaje quedó terminado y parecía dar vida en cada movimiento que él marino realizaba. Tan bien lucia que en el pecho los ojos parecían parpadear, pero lo que más llamaba la atención era el dedo gordo del pie, que temblaba al momento de moverse la piel.

El español, antes de ir a dormir, miraba su tatuaje con orgullo frente al espejo y le preguntó, como si la figura hablase: ¿Mis empresas tendrán éxito o no? Al pasar unos segundos el dedo gordo del indio comenzó a moverse, indicando un sí. Emocionado y feliz con la respuesta, salió rápidamente hacia el puerto a embarcarse en su próxima travesía.

Para llegar más rápido decidió cruzarla Plazade Armas, donde se encontraba el monumento que inspiro su tatuaje. Al llegar, se detuvo y miró al indio, y golpeándose el pecho dijo: “Aquí te llevo, amigo”. Quiero ser tan fuerte como tú, y que no me entren balas. Luego, cogió el dedo gordo del pie y le dio un gran beso, diciendo: “Ayúdame, dame suerte”

Meses después el marino español regresó a Punta Arenas. Se bajó de la embarcación y al pisar tierra, corrió haciala Plazaa contarle al indio lo bien que le había ido en estos meses y agradeció toda la fuerza que le había entregado.

Así es como nació la costumbre de si vas a Punta Arenas debes besar el dedo pulgar al Indio Patagón, pidiendo protección y ayuda. Al hacer este ritual te ira bien en todo lo que emprendas y regresarás pronto.

LA LEYENDA DEL GAUCHITO GIL


Cuando viajas por las carreteras argentinas y hasta en algunos sectores de la patagonia chilena, puedes ver el recuerdo y fe que sus fieles reflejan sobre “El Gauchito Gil”. Sus colores rojos llenan de preguntas a las personas que no saben el porqué de esa distinción.

Antonio Mamerto Gil Núñez, de padre español y madre correntina, mostró pruebas de valor y coraje que llevaba consigo desde su niñez.

Uno de los momentos más heroicos que se recuerdan, fue cuando solo tenía 9 años y salió en defensa de su madre, que en ese momento daba de amamantar a uno de sus hermanos y fue atacada por un puma, en el sector despoblado que vivían. Antonio tomó un palo encendido del brasero y se lanzó contra el animal, y con esta reacción salvó a su madre y a sus 5 hermanos.

Fue un trabajador rural, y se dice que tuvo un romance con una viuda adinerada lo que originó el odio de los hermanos de la viuda y el jefe de la policía, quien se encontraba enamorado de la misma mujer.

Gil fue combatiente enla Guerradela Triple Alianza(1864 – 1870) contra Paraguay. Al termino de está guerra, regresó y fue reclutado por el Partido Autonomista para ser partícipe de la guerra civil correntina, contra el opositor Partido Liberal, pero días antes de comenzar la guerra decidió no participar en ella y huyo hasta ser capturado.

Lo colgaron de un pie en un árbol de espinillo y antes cortarle la garganta “El Gauchito Gil” le imploraba a su verdugo “Que no lo matará, y que ya llegaría la carta de inocencia”. El verdugo hizo caso omiso aquella clemencia y le respondió “Igual no te vas a salvar “. “El Gauchito Gil” respondió: “Cuando llegue la carta que de mi inocencia, vas a recibir la noticia de que tu hijo está muriendo por causa de una enfermedad; en ese momento reza por mí; y tú hijo se va a salvar, porque hoy derramarás la sangre de un inocente

Al transcurrir los días la muerte de “El Gauchito Gil”, las palabras no habían ocasionado ni un malestar en su primogénito. Al cumplirse el día 38 del asesinato de “El Gauchito Gil” llega la carta de su inocencia, pero ya era muy tarde. Ese mismo día el verdugo recuerda las palabras intactas que le menciono el malobrado hombre antes de su muerte al encontrar a su hijo moribundo en un rincón de su casa.

El verdugo tuvo que sostener a su hijo en brazos y recordar las palabras de “El Gauchito Gil”. Lo hizo de la forma que él se lo pidió, rezando su nombre, y al ver que no obtenía resultados salió de su casa en búsqueda de que alguien lo ayude, hasta que no pudo más y se sentó debajo de un árbol, rezando y rezando nuevamente el nombre de “El Gauchito Gil”. Al trascurrir las horas se quedó dormido junto a su hijo moribundo. Al despertar y pensar que su hijo se encontraba muerto, lo tomó y el niño abrió los ojos como si nada hubiese pasado.

En ese mismo momento el verdugo se dirigió rápidamente a la fosa común, donde se encontraba el cuerpo de “El Gauchito Gil” para darle un entierro apropiado.

Los habitantes del pueblo se enteraron del milagro y construyeron un santuario, que se fue replicando en todala Argentinay gran parte dela Patagoniachilena.

 Fuente: Chilenos en Argentina

Comparte este articulo
468 ad
CLOSE
CLOSE