Una mirada como la nuestra: Extranjeros que llegan a vivir a Chile crean redes para intercambiar datos y experiencias

Modismos, cómo ubicarse en Santiago y dónde comprar productos típicos de sus países son parte de la lista de recomendaciones que se hacen para hacer menos dramática su llegada.  

No sólo la ubicación de su embajada o cómo sacar visa o cédula de identidad necesitan saber los extranjeros cuando llegan a vivir al país. Hay conocimientos mucho más cotidianos que les pueden simplificar el aterrizaje al que será su nuevo lugar de residencia y que las oficinas de migración no entregan.

La mayoría de las comunidades de inmigrantes han desarrollado sistemas para “pasarse datos” a través de páginas de internet, donde los recién llegados pueden plantear sus dudas e inquietudes.

En el blog “Cachando Chile”, sus autores, una inglesa y un español, reflexionan sobre nuestra cultura. Por ejemplo, los perros vagos tienen un capítulo especial, pues, explican, “los quiltros están en todas partes y son gorditos y amistosos”.

Gran parte del espacio en este sitio lo dedican a explicar chilenismos y aclarar dudas lingüísticas. “¿Por qué se dice ‘Las Condes’ y ‘Lo Barnechea’ y no ‘Los Condes’ y ‘La Barnechea’?”, es una de las dudas que discuten. Varios tampoco entienden el significado de hacer “San lunes”, pero relatando sus experiencias, logran responderse.

Los venezolanos tienen el sitio “Perdidos en Chile”, controlado por el chileno Andru Morales, quien vivió 25 años en Venezuela. “En general, preguntan por la ‘harina pan’, que es una base para amasar, y por empanadas a base de maíz, la famosa arepa. También les interesa saber dónde se consigue hallaca, plato tradicional navideño, o dónde comprar plátano verde”, cuenta.

Además de estos tips , el chileno entrega otros, como que, a diferencia de Venezuela, en Chile la policía uniformada está entre las instituciones más confiables, que los colectivos son legales y muchas veces más baratos que los taxis. También les explica cómo pueden cambiar dólares o la diferencia entre sueldo líquido y sueldo bruto.

Dónde conseguir buen mate, fernet y cortes de carne especiales son las primeras dudas que les surgen a los argentinos. Juan Manuel Cornejo es el creador y administrador del sitio “Argentinos en Chile” y, a través de ese medio, responde esas dudas e incluso hizo un “traductor” de cortes, para contarles cómo deben hacer sus pedidos en las carnicerías.

“Pedir indicaciones es un problema. Los chilenos no son muy buenos para eso, menos cuando la respuesta siempre es ‘camine hasta que llegue a Vespucio’ y resulta que Vespucio da vuelta toda la ciudad”, ríe Cornejo.

En varios sitios, los puntos cardinales son todo un tema. “La cordillera de los Andes está al oriente”, es la explicación más simple, pero en algunos países es más común usar este y oeste que oriente y poniente, y en Santiago hasta las señaléticas usan los últimos. Los extranjeros se deben detener un par de minutos para homologarlos.

 Sus consejos

Estos son algunos de los datos que se comparten por internet:

Los colectivos son legales, tienen recorridos establecidos y, a veces, resultan más baratos que el Transantiago.

Las señales del tránsito no usan los puntos cardinales este y oeste, sino oriente y poniente.

En las carnicerías, si se pide que no saquen la grasa de los cortes, la carne queda más parecida a la que venden en Argentina.

Las casas de cambio son legales y no hay que pedir autorización para comprar dólares.

La Vega es el mejor lugar para encontrar frutas y verduras de otros países, como plátanos verdes venezolanos o choclos peruanos.

Las importadoras tienen más tipos de licores y, en ellas, es más fácil encontrar las bebidas típicas de otros países que en las botillerías que abundan en la ciudad.

Américo Vespucio es una avenida que rodea toda la ciudad de Santiago. Por eso aparece en tantas comunas.

Fuente: El Mercurio

Comparte este articulo
468 ad
CLOSE
CLOSE